Recuoeradores modulares

HiETA ha desarrollado y probado una cantidad de recuperadores modulares, lo que permite que los beneficios que ofrece el uso del proceso de fabricación aditiva (impresión en 3D de metal) se apliquen a componentes y sistemas más grandes que los que caben en una sola construcción.

HiETA ha desarrollado tecnologías de intercambiadores de calor centrales que permiten desarrollar superficies de transferencia térmica significativamente mejoradas, ofreciendo a los clientes reducciones de volumen de unidades posiblemente superiores a 5 veces las de las tecnologías convencionales para los requisitos de transferencia térmica y bajada de presión equivalentes. Estos han sido probados en una serie de materiales y aplicaciones, incluidos enfriadores de aire de carga de aluminio, condensadores de pilas de combustible de acero inoxidable y recuperadores de turbina de gas de superaleación de níquel. Los volúmenes actuales de construcción de máquinas son de 250 x 250 x 300 mm, y como tal, esta es la limitación de tamaño en una única construcción. Las futuras máquinas incluirán mayores volúmenes de construcción, pero a fin de ampliar la tecnología del intercambiador de calor, HiETA ha desarrollado conceptos modulares.

HiETA ha utilizado procesos tales como soldadura láser, marcos de compresión y unión mecánica para unir, sellar y ubicar unidades múltiples, permitiendo el desarrollo y la entrega de unidades de tamaños significativamente mayores que una sola construcción. Las unidades modulares tienen una serie de ventajas. Dependiendo de la técnica de unión, es posible fabricar pequeñas subunidades en serie y luego unirlas en varias configuraciones diferentes para ofrecer paquetes de productos flexibles. Además, las piezas individuales pueden reemplazarse en servicio para permitir un mejor mantenimiento y operabilidad, sin la necesidad de desechar/retirar todo el sistema. También es posible transportar la unidad en secciones más pequeñas, haciendo que el montaje y la revisión (y el aprovisionamiento de piezas de repuesto) sean mucho más fáciles y más flexibles. HiETA ahora busca aprovechar esta tecnología y aplicarla a aplicaciones mucho más grandes y de mayor presión, dirigiéndose a mercados como el petróleo y el gas, la generación de energía y el CO2 supercrítico.